Hot - Ushuaia

Future Bass: descubre las claves del estilo que domina el EDM

2 min. de lectura

La música cambia constantemente. Nada tienen que ver las cintas de hace 30 años con la música que suena hoy en día desde los dispositivos móviles. La experimentación, el estudio y la mezcla han dado lugar a géneros y subgéneros que se han ido multiplicando y extendiendo para regalarnos sonidos únicos y ricos en detalles. 

La música electrónica ha vivido, desde que surgió en los años 60, una gran evolución. Así es que, hoy en día, existen un sinfín de estilos diferentes. Pero si hay uno que está acaparando todas las mesas de mezclas de la escena actual es el Future Bass

Aunque su nombre nos haga pensar en el futuro, hablar de este género es hablar del presente. Poco importa que su nacimiento se remonte a hace más de una década, las ondas del Future Bass parecen haber resonado con fuerza hasta alcanzar su máxima amplitud en 2017.

El secreto del éxito de este género reside, creemos, en que da cabida a una amplia variedad de patrones y beats generados mediante sintetizadores y otros instrumentos electrónicos. Esto lo ha convertido en la oportunidad perfecta para algunos artistas para probar sonidos nuevos, ya que los márgenes de los estilos aquí se desdibujan por completo. 

La escuela del Future Bass, nacida sobre las bases de los géneros Trap y Garage, reclama un espacio creativo libre. Uno en el que se pueda jugar y experimentar con música de diferentes estilos – como vienen haciendo muchos artistas como Kaskade o Ookay –  con la única condición de que se marque con fuerza la línea de bajos. 

Pocos artistas han abrazado tanto la influencia del Future Bass como Slushii o Marshmello, que han aprovechado la ola colarse entre los DJs más importantes del momento. Una prueba es este “Twinbow”, obra conjunta de ambos: 

Así, los temas de Future Bass se caracterizan por una presencia significativa de ritmos Trap en las remezclas, algo de muestreo ocasional de Hardstyle y por manejar una fuerza alta en el sintetizador. Otros de los recursos usados habitualmente son los acordes arpegiados rápidamente al estilo de los antiguos trackers, las subidas tonales graduales y numerosos efectos vocales de vocoders. 

No obstante, la “flexibilidad” que caracteriza a este género no está exenta de polémicas y muchos vaticinan que es una moda que pasará pronto. Sólo el tiempo dirá si el Future Bass se irá como ha venido o ha llegado para quedarse. Moda o no, lo cierto es que el verano de 2017 ya tiene su sonido.

Te interesará
¿Quieres comentar?
Tu dirección de correo no será publicada

...

No hay comentarios